Por Víctor Fernando de Anda Tovar

¿México tiene el gobierno que merece? Pregunta que cobra mayor importancia en este tiempo en que el hartazgo respecto a los abusos y excesos de los políticos y autoridades de todos los órdenes y niveles se ha salido de control; y ello es así, porque los ciudadanos lo hemos permitido, les dejamos el camino libre hacia sus tropelías impunes y descaradas, disponen de los recursos del país, imponen leyes que les favorecen, ejercen actos de violencia e intimidación a través de las instituciones y dependencias públicas y no hacemos absolutamente nada para limitarlos en el ejercicio de sus funciones.

La injusticia social conlleva a vivir en un país totalmente desordenado donde las mayorías se lamentan y no aportan para reencausar la sociedad al orden y la equidad social. Creo firmemente que los ciudadanos debemos asumir el compromiso de llevar a nuestra nación a un mejor lugar, sustentándonos en principios y valores éticos de comportamiento y de participación proactiva, exigiendo que nuestras autoridades se apeguen a la normatividad que les regula a efecto de que cumplan cabalmente sus funciones y de no hacerlo así, acudir a las instancias gubernamentales pertinentes para denunciarles y exigirles el debido cumplimiento de sus obligaciones que como autoridades deben ejercer en beneficio de la sociedad.

Los ciudadanos tenemos derechos y obligaciones consagrados esencialmente en la Constitución Política Mexicana, por su parte, las autoridades tienen el mandato ciudadano que deben cumplir inexcusablemente y deben también, rendir cuentas, pues sus actos son de orden público y en éste contexto, deben estar sujetos a la crítica y a la denuncia pública; derechos ciudadanos que hemos dejado de ejercer y que debemos retomar para limitar los abusos y excesos de los gobernantes, recordarles que son servidores públicos y que están ahí para servir al pueblo que los eligió y que como lo mencioné antes, sus actos son susceptibles de denuncia y crítica ciudadana.

¡Qué no se nos Olvide! Retomemos pues, nuestros derechos para evidenciar sus actos contrarios a la legalidad, al tiempo de frenar la desmedida injusticia que provocan quienes hoy nos representan y gobiernan… Denúncialos legal y públicamente, recuerda que es nuestro deber social y nuestro derecho.

Hagamos juntos una mejor sociedad… En tanto esto ocurre, les dejo un fuerte y gran abrazo…