Detrás de la figura revolucionaria y de cambio que proyecta el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, se esconde la estampa de alguien por demás conservador a ultranza en sus ideas. Así se percibe una vez que estableció alianzas y compromisos con personajes que acarrean un historial de una no muy buena reputación. Pactos con una ex líder magisterial de sobra conocida por sus manejos arbitrarios cuando estuvo al frente de la dirigencia sindical de los maestros y con el líder minero que sumió en condiciones deplorables a sus agremiados deja todo en claro: el riesgo de regresar a los años dorados de la política mexicana donde el dispendio se daba a manos llenas a quienes eran fieles al sistema, sin el menor asomo de protestas porque a quien lo hacia se le acallaba con beneficios o se le desaparecía sin más.

La maestra autonombrada presidenta vitalicia, hoy desterrada del poder, del sindicato que mayor número de trabajadores congrega en América Latina, fue la principal operadora política en las elecciones del 2012, en la que puso la maquinaria magisterial a trabajar en una demostración de apoyo total al entonces candidato del pan Felipe Calderón, quien a la postre fue declarado vencedor de esa contienda. La maestra, como se le conoce, echó mano de los recursos económicos de sus agremiados para hacer un despilfarro total en su persona; gastos excesivos en su vestimenta y en sus accesorios fueron motivo de sospecha del uso ilegítimo de los mismos; no es posible por lic. jesús francisco aguilar cevada semejantes despilfarros y demostraciones de un poder adquisitivo abusivo y autoritario con un sueldo que ostenta una verdadera maestra. Hoy se suma a la campaña del candidato presidencial en espera de resarcir sus años dorados de bonanza política y económica que seguramente añora.

La tragedia de la mina Pasta de Conchos, ocurrida en febrero de 2006, dejó al descubierto toda la corrupción de la que formó parte el actual candidato a senador plurinominal por el partido de “ya sabes quién”; mediante un pago por parte de la empresa dueña de la mina dejó continuar los trabajos a pesar de que sabía de los riesgos para la seguridad y vida de los trabajadores mineros, la consecuencia fue que 65 mineros perdieron la vida en la madrugada del 19 de febrero. La tragedia provocó, además, el destape de un fraude por 55 millones de dólares en agravio de los mineros del país y el autoexilio de su dirigente a Canadá. Doce años después, exactamente, “Ya sabes quién…” decide ofrecerle la candidatura al senado cuando su mayor objetivo es acabar con la corrupción.

“Ya sabes quién…” ha modificado su discurso. De una postura radical ha pasado a una moderada; se ha dado cuenta que el electorado ya no es fácil de engañar ni convencer con sus poses de víctima del sistema. Habrá que ver si de veras es el redentor del régimen que tanto critica o termina siendo arrastrado por su propia inercia. Sus alianzas señalan la opacidad del redentor.

Dicen que la tercera es la vencida y las encuestas así lo confirman… hasta ahora.