EL PRINCIPIANTE

Por: Carlos E. Martínez Méndez

Un voto para Corona es un voto para la reelección de Antonio Vázquez

Jamás en la historia un mal gobierno ha tenido continuidad en Teziutlán

Retroceder a gobiernos dictatoriales no es una opción para Teziutlán

Verdadero temor provoca en la mayoría de los teziutecos que no son beneficiados con los negocios e intereses económicos creados del presidente en turno Edgar Antonio Vázquez y Corona Salazar desde hace cuatro años atrás, sólo de pensar que el edil logre la imposición de la ex presidente municipal de San Juan Xiutetelco como presidenta municipal de Teziutlán a costa de manipular a la gente, comprar el voto y obligar a empleados que dependen de su insulso poder. 
Esta tendencia a perpetrarse en el gobierno resulta abominable para una ciudad cuyo potencial incluida su gente, no puede soportar otros tres años de una administración que claramente ha beneficiado sus intereses de grupo y personales antes que los de los teziutecos.

Ya lo hizo Corona Salazar en Xiutetelco, a través de su cuñado Lucio Morales Cano y ahora con tremendo cinismo y nula autocrítica, Antonio Vázquez pretende imponer a una señora cuya capacidad está más que en duda, no es lo mismo presidir San Juan, donde lo más que hizo fue un mercado cuyos locales interiores están abandonados, que gobernar esta ciudad que requiere una persona capaz, comprometida, identificada con el pueblo, con ideas propias y no una mujer sometida al yugo del edil en turno, que ha sido desde siempre su protector, pero a la vez su peor enemigo.

No podemos olvidar que Corona Salazar dedicó su diputación local a hacer campaña en Teziutlán de la mano con quien ha hecho negocios millonarios, incluyendo moteles, gasolineras, concesiones del transporte y mucho más.

El plan lo fraguaron desde hace cuatro años, sintiéndose poderosos por la relación con el ex gobernador Moreno Valle, solo que se les olvido que fueron políticos de un sexenio y su carrera política ya no da para más.

Sobre todo, por el egoísmo, prepotencia y autoritarismo del actual edil, quien si hubiera hecho un gobierno acorde a las expectativas ciudadanas, hoy no tendría necesidad de amenazar a nadie ni mucho menos andar regalando despensas e intimidando gente para convencerlos, el pueblo de manera natural le daría el voto sin duda, desperdició 4 años 3 meses.

Pero hoy encima de agraviar la economía de las familias con sus abusos en vialidad, altísimos cobros en impuestos locales, malos tratos, humillaciones, vulgar hasta con sus empleados, lo mismo mujeres que hombres, pretende meter con calzador a los teziutecos a su títere en la presidencia municipal, mientras él cómodamente manda desde su casa o a vaya usted a saber dónde pensaría montar la verdadera presidencia.

¿De verdad Antonio Vázquez pensará que los teziutecos son tan tontos y aceptarán su continuidad a través de la mujer a la que tiene sometida a su entera voluntad?

Es triste que en pleno 2018 alguien todavía intente a base de violencia, intimidación y amenazas perpetrarse en el poder.