EL PRINCIPIANTE 
Por: Carlos E. Martínez Méndez. 

Los teziutecos rechazan la violencia política de Antonio Vázquez

Corona Salazar, cómplice de actos arbitrarios e ilegales en plena campaña

A unos días del proceso electoral del domingo primero de julio, tanto el presidente Antonio Vázquez como su candidata Corona Salazar han mostrado sus verdaderos rostros, venganzas, amenazas públicas a comerciantes , imposiciones, intimidaciones, regalos de pintura, impermeabilizante, coacción del voto a estudiantes de nivel superior, a través de instituciones como el IESS, donde se les obliga a los alumnos a llevar una lista de 30 personas con copias de sus credenciales a cambio de calificaciones aprobatorias, con la complicidad de Gabriel Reyes Cardoso, secretario del ayuntamiento y propietario del IESS.

Otras instituciones educativas, así como los trabajadores del ayuntamiento, forman parte de este sistema obligatorio para apoyar a Corona Salazar.

Todo ello comprobado y denunciado ante la FEPADE y el INE, pruebas preocupantes del clima de violencia política y electoral, propiciado irresponsablemente y abiertamente por el edil y por Corona Salazar, que amenaza con llegar a límites peligrosos e inaceptables para el pueblo de Teziutlán, de por si presa de un grave clima de inseguridad y miedo, generado por cierto en los dos últimos años de este ayuntamiento.

Historia cantada de pisoteos y violencia

Violencia y autoritarismo que de hecho han caracterizado al rechazado gobierno de Antonio Vázquez, quien desde hace años fraguó el plan para la candidatura de quien no se le puede desvincular de ninguna forma, Corona Salazar, con quien ha mantenido una relación de complicidad, en la que la sumisión de la ex diputada local ha sido evidente, incluso en actos públicos, a la que impuso como candidata, rompiendo todas las reglas de pluralidad y democracia interna del PAN, Pasó por encima de quien se le opusiera.

Marilyn Ballesteros y José Sánchez Nuñez, ex leal aliado a Antonio Vázquez, son una clara muestra, hoy sumados con Carlos Peredo, luego de ser pisoteados y humillados por el edil con tintes dictatoriales y quien ahora ofende la inteligencia del pueblo teziuteco, al revelar cínica y abiertamente sus intenciones de querer imponer si o si, a Corona Salazar en la presidencia municipal de Teziutlán.

Alejandro Viveros en el comité municipal del PAN, por supuesto que es otro a quien ha humillado y sometido a sus intereses, hoy es cómplice, quien ha renunciado a su dignidad aunque también se beneficia de las mieles del poder que le comparte en nula proporción el alcalde en turno.

La actitud pasiva del INE despierta desconfianza

Mientras tanto el INE deja mucho que desear, pues a pesar de las múltiples denuncias ciudadanas, causa la justificada preocupación de la ciudadanía, en el sentido de que pudiera ser cómplice velado de actos violentos el primero de julio, por parte de la desquiciada obsesión de Antonio Vázquez, quien ha demostrado una y varias veces, que la seguridad de las familias teziutecas le tiene sin cuidado y como alcalde en plena campaña –otro delito electoral flagrante-, está dispuesto a llegar hasta donde sea necesario, pasar por encima de la ley tampoco parece importarle mucho. Es una alerta a tiempo para el INE.

En el colmo de la impunidad y el retroceso de los gobiernos municipales, Antonio Vázquez usa el poder que le da el ser presidente municipal, para usarlo como garrote político de manera cobarde a través de videos anónimos, donde se dedica con saña a desprestigiar a todo aquel ciudadano que ose no ser sumiso a sus órdenes y humillaciones, algo nunca antes visto por parte de un presidente municipal de Teziutlán.

La campaña de Corona Salazar se cae a pedazos

Con todos estos antecedentes sustentados, Antonio Vázquez resulta el peor enemigo de los teziutecos en este proceso electoral y sobre todo es el artífice principal de que la campaña de Corona Salazar se desmorone día con día y vislumbre una inminente derrota. Por ello el justificado temor de los teziutecos de una violencia extrema este primero de julio.