En este proceso electoral, la ciudadanía teziuteca se plantea la pregunta que quizá nunca tuvo necesidad de hacerse en las pasadas elecciones a la presidencia municipal y es que de siete candidatos, existen igual número de propuestas, pero la más importante hoy por hoy sin lugar a dudas es ¿Quién garantiza la seguridad pública de los ciudadanos? ¿Quién al menos es capaz de frenar de manera importante la ola de delincuencia que llegó a la ciudad? Parece que para quedarse mucho tiempo, dadas las condiciones de inseguridad y delincuencia que padece todo el país.

Este sentido es un reclamo de la sociedad, reflejado en preocupación e incertidumbre; no tenga la menor duda de que será factor clave para la decisión del voto libre de los teziutecos este domingo primero de julio.

Las propuestas están en la mesa con siete candidatos, de los cuales sólo tres parecen tener reales posibilidades de acceder a la presidencia, Concepción González por morena, Carlos Peredo por Compromiso por Puebla y Corona Salazar por el pan, en el caso de Oscar Cano, como candidato independiente y Martín Ortuño por el pri. Hay serias dudas de que sólo estarían sirviendo a los intereses del presidente en turno, incluidos Jesús Chiñas por el Partido Verde y Joaquín Botello por Nueva Alianza.

Es decir, tres propuestas concretas y por cierto similares entre sí, en lo que respecta a seguridad pública, más allá del papel, luego de contrastar las tres mencionadas, entra la experiencia, el compromiso, la capacidad y la visión para gobernar.

Adelante usted, contraste y escuche las propuestas, analice quién le parece más real, menos falso, más contundente, más comprometido y amén de más capaz; lo cierto es una cosa, esta ciudad requiere con urgencia un presidente municipal responsable e inteligente. Si me lo permite, aquí entra hasta su estabilidad emocional y sobre todo su estilo único y no que pueda estar a las órdenes de alguien que le tenga pisada la sombra.

Esta duda está fundada especialmente en Corona Salazar y es legítimo tenerla, está en juego la presidencia municipal de la cuarta ciudad más importante de la entidad y más aún, donde vivimos con nuestras esposas, hijos y hasta padres, y queremos seguir viviendo aquí.

Entonces, ¿Por qué no dudar de esta relación insana? donde Antonio Vázquez con claros tintes tiranos, caciquiles y dictatoriales, intenta a toda costa perpetrarse en el poder a costillas de la sumisa Corona Salazar, un binomio que durante cuatro años tres meses nos ha demostrado que es un gobierno de sordo, de caprichos, imposiciones, abusos de poder, violación de derechos, autoritario, incapaz de dialogar y que carece de toda crítica de razón. 

Dígame usted… ¿Con estos antecedentes, Corona Salazar garantiza un gobierno humano, responsable, tolerante, sensible a la economía familiar, capaz y visionario para “tomar el toro por los cuernos” y detener la delincuencia en Teziutlán? ¡Ojo! no es San Juan Xiutetelco cuya cabecera no pasa de 12 mil habitantes, Teziutlán alcanza los 80 mil en zona urbana; esto sin tomar en cuenta que como diputada local brilló por su ausencia en los feminicidios que tanto duelen a los teziutecos y hoy en campaña tiene la varita mágica para hacer en tres años algo que no hizo junto con su sombra Antonio Vázquez en cuatro años y tres meses.

Las propuestas están en la mesa y usted, estimado lector, tendrá la última palabra.

Comparte esta Noticia