CORRUPCIÓN, NEPOTISMO, ABUSO DE PODER, REPRESIÓN E IMPUNIDAD SON SU MARCA

LA POBLACIÓN RECHAZA SUS AMBICIONES E INTERESES

El ex presidente municipal de Atempan, Efrén Herrera Aguilar dejó marcado al municipio con su corrupción, abuso de poder, autoritarismo, brutal represión contra pobladores indefensos, que en su momento denunciaron sus irregularidades y a quienes dos personas inocentes les costó la vida; hoy de manera absurda impone a su hijo a la presidencia municipal, sin ningún respeto a los habitantes, quienes exigen justicia y rechazan esta candidatura.

Efrén Herrera muestra con ello su falta de valores y que intenta pasar por encima de la dignidad de los atempanenses, el ex edil fue castigado por un desvió de 30 millones de pesos, está inhabilitado por 12 años y le fue impuesta una multa de 12. 4 millones de pesos que hoy busca recuperar a través de la presidencia con su hijo, robándose una vez más el dinero del pueblo.

Los habitantes de Atempan aún recuerdan con dolor la brutal represión de Efrén Herrera como presidente, quien utilizó a la policía local y estatal para reprimir a punta de golpes una manifestación ciudadana legítima que se dio luego de conocer y corroborar la corrupción del edil, quien se robó 30 millones de los recursos del pueblo.

Hombres, amas de casa, ancianos y niños fueron golpeados brutalmente, esa fue la respuesta de Efrén Herrera a las peticiones ciudadanas de transparencia en su gobierno, el caso duró diez largos años y finalmente tuvo un dictamen, luego de que el Congreso del Estado, aprobará con dictamen de minuta de decreto, emitido por la Comisión General Inspectora de la Auditoria Superior del Estado de Puebla, la inhabilitación de 12 años del ex edil y una multa de 12.4 millones de pesos.

Sin embargo el sentir del pueblo es que esto no fue suficiente castigo para quien cobró la vida de dos personas inocentes, producto de esas salvajes golpizas ordenadas por el cruel e inhumano alcalde.

Hoy el pueblo de Atempan revive en su memoria colectiva el negro pasaje de violencia e impunidad de la que gozó en ese entonces Efrén Herrera, quien se enriqueció hasta que se cansó y se hizo de propiedades impunemente que hasta hoy goza pero que son pruebas contundentes de que es un literal ladrón y cínico.

Sin ninguna vergüenza el repudiado Efrén Herrera quiere imponer a su hijo para ambos repetir la negra historia de abusos de poder, autoritarismo, corrupción e impunidad que lastimó tanto al pueblo de Atempan, sobajado y reprimido a golpes, el cual ahora rechaza tajantemente la ofensiva candidatura de su hijo. El pueblo de Atempan exige justicia y cárcel para este asesino corrupto y abusivo ex alcalde.