EL PRINCIPIANTE 
Por: Carlos E. Martínez Méndez

México es el segundo país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo

Cien periodistas asesinados desde el año dos mil a la fecha

En los últimos cinco años, 55 asesinados y tres desparecidos

El 97.6 por ciento de los crímenes quedan impunes

“Los crímenes contra periodistas son intencionales y la impunidad es deliberada; no se mata a un periodista sin razón, sino porque buscaba, tenía o publicaba información que podría poner en riesgo el estado actual de las cosas”, estos son las conclusiones a que llega el Informe Democracia Simulada, nada que Aplaudir”.

México es el segundo país más peligroso del mundo para el ejercicio periodístico, sólo atrás de Irak y Siria, quienes ocupan el primer lugar compartido.

Sólo en este sexenio se han ultimado a un total de 55 periodistas y se ha desparecido a tres más, en lo que va de 2018, los crímenes son cuatro, Carlos Domínguez 13 de enero, Leslie Ann Pamela Montenegro 5 de febrero, Leobardo Vázquez Atzin 21 de marzo y Juan Carlos Huerta recientemente.

Las principales causas por la muerte de comunicadores en México, son por el crimen organizado y la corrupción de los políticos. El 97.6 por ciento de los asesinatos quedan impunes.

Estas son cifras oficiales y que alertan a cualquier comunicador del país, La libertad de Expresión entonces se entiende que en México cada vez más es amenazada y que un periodista debe privilegiar su vida, seguridad personal y la de su familia, antes que atreverse a denunciar cualquier acto ilícito del que tenga pleno conocimiento, trátese de quien se trate.

Olivia de los Ángeles Pérez Gutiérrez directora del Área para la Atención de Agravios a Periodistas y Derechos Humanos, durante un curso de introducción al Mecanismo de Protección y Defensa de Derechos Humanos y Periodistas, ofrecido a comunicadores de la región nororiental, dejó en claro que el objetivo del citado Mecanismo de Protección a Periodistas, “es el de erradicar en el estado de Puebla y el país, los casos donde los comunicadores se vean amenazados en la práctica profesional de su oficio.

“El periodista debe actuar en todo momento a pegado a derecho, ética y profesionalismo, para evitar que se vea en peligro su vida misma, que es más importante que cualquier nota de 8 columnas, pues la Libertad de Expresión también tiene límites”.

Como conclusión es relevante señalar que en la región nororiental como en muchas otras del estado y el país, existen cacicazgos intocables que mantienen privilegios y poder a costa de quien sea y nadie ha podido hasta ahora detenerlos; asimismo también es común que lleguen a la presidencia municipal, personas ansiosas de poder y con una nula estabilidad física y emocional, lo que se vuelve un peligro no sólo para los periodistas, sino para la misma sociedad.

Hasta ahora muchos permanecen impunes en sus flagrantes actos de corrupción, mientras tanto de entrada es un logro el que la Secretaria General de Gobierno del estado de Puebla, a través de la Subsecretaría del Delito y Seguridad Privada, haya creado desde junio del 2012, el Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Por otro lado, es imprescindible también el que todos quienes ejercen el periodismo sean profesionales, éticos y plenamente capacitados, pues el vil chantaje o chayote que propicia la corrupción y envilece al oficio periodístico, es una práctica que debe erradicarse de tajo.

Comparte esta Noticia